El contrato de Valdecilla admite que la Gestión de Ferrovial afectará a la bata blanca

El contrato de Valdecilla admite que la Gestión de Ferrovial afectará a la bata blanca

El Hospital Valdecilla es como una pequeña ciudad, un pueblo en el que todo está interrelacionado. Si el camionero no llega con la cerveza, el bar no puede servir a sus clientes. Y si el cartero no mete la multa en el buzón, el alcalde puede perder un ingreso. Así que no resulta tan fácil separar lo hostelero de lo que no es y los envíos de los cobros.

El megacontrato de Valdecilla, más de 900 millones en 20 años, se vendió siempre como la concesión a una empresa constructora, la formada por Ferrovial y SIEC, de la finalización de las obras y de la gestión de los servicios no sanitarios.

Quedaba fuera lo que en el argot se conoce como la bata blanca, la sanidad pura y dura. Las consultas, las enfermeras.

Pero sucede que en esa pequeña ciudad que es Valdecilla todos los vecinos están interrelacionados, y al final la llegada de uno nuevo acaba afectando a todos.

Lo dice, expresa y literalmente, el documento que regula las condiciones del modelo de colaboración público-privada, un anexo al contrato de Valdecilla que Podemos ha subido hoy a su página Web y que llevaba unos días escondido en el laberinto en principio público de las adjudicaciones del Gobierno.

Es más, es que ese texto, consultado por EL FARADIO, identifica con nombre y apellidos los servicios sanitarios que pueden verse perjudicados por la gestión diaria de la empresa privada. Y los divide en grupos.

EFECTOS SOBRE LA ATENCIÓN SANITARIA

Así, en el grupo 1 se encuentran las áreas quirúrgica y de obstetricia, cuidados críticos, urgencias y diálisis, radioterapia o centro de proceso de datos; y en el grupo 2 están medicina nuclear, endoscopia o radiodiagnóstico.

En el 3 anatomía patológica, laboratorios, farmacia, consultas, hospital de día y general; en el 4 rehabilitación, medicina preventiva y todo lo relacionado con la alimentación.

En el grupo 5 se encuentra admisión de pacientes; en el 6 atención al paciente y todo lo que tiene que ver con Administración; y en el 7, vestuarios y aseos, y otras zonas.

Esa clasificación sirve para establecer un sistema (con fórmula matemática incluida) en el que se contempla que cuando se produzcan lo que se llama fallos de disponibilidad, que incluyen penalizaciones económicas, con deducciones del coste que cobraría y que en el caso de las situaciones más graves son de un 0,500%.

SERVICIOS DE FERROVIAL Y EFECTOS

El propio documento admite los efectos de, por ejemplo, la concesión de la limpieza, indicando que hay zonas críticas en los que los pacientes tienen más tendencia a contraer infecciones y que por tanto requieren medidas de limpieza extrema.

Y cita al respecto tanto áreas de hospitalización como servicios concretos: quirófanos, partos, neonatología o radiodiagnóstico y el banco de sangre, entre otros.

También se detalla lo mismo en lo relacionado con la seguridad, por ejemplo, en la custodia de los materiales, la inspección de los paquetes que lleguen al centro.

O en la gestión de residuos, en la que se exigen a la empresa una buena gestión de los residuos que puedan ser peligrosos, como los químicos que se gestionan en el día a día de un hospital.

Se exige, por citar un detalle, que los cierres sean compactos y herméticos, para que no les afecten elementos externos o para que no sean ellos los que afecten al exterior.

En el mantenimiento, también adjudicado, se incluye velar por el buen estado de las instalaciones, pero también el control del agua o las condiciones de climatización.

Y hay una parte de mantenimiento específicamente hospitalaria, de recursos propios del centro, como son válvulas, compresores, sistemas de gases medicinales, sistemas eléctricos de los quirófanos, equipos de esterIlización, o el mantenimiento y reparación de servicios como el de Rayos X.

Hay un apartado específico del mantenimiento de los equipos de electromedicina (TACs, escáneres, radioterapia, equipos de esterilización, dentro de una larga lista de más de un centenar de equipos.

En el mantenimiento de jardinerías, se advierte de que se vele porque las ramas de los árboles no bloqueen los accesos a urgencias, algo que también se regula en el mantenimiento de los viales internos, las pequeñas carreteras que circulan por dentro del hospital y que también gestiona Ferrovial.

Y en los servicios de restauración, se fija que estén supervisados por un área de dietética, y se exige una adecuada higiene tanto en los productos como en su manipulación.

Se adjudica el mantenimiento energético, que afecta al agua o la luz que se usa en el centro y en salas como los quirófanos, o el servicio especial de agua caliente sanitaria, junto a los suministros de agua para hemodiálisis.

La relación con lo sanitario es más evidente en la custodia y gestión de las historias clínicas, que pasan a ser responsabilidad de la empresa, que deberá ordenar y distribuir.

Fuente: El Faradio